Blogs: LoDigoYo | El blog de Vale | Firefox Bolivia |

En mi viaje a Perú, me llevé un objeto del que me es difícil desprenderme, mi celular. Ya había aprovechado el mes de Septiembre para testear todas las aplicaciones java y que funcionaran con GPRS, y esperaba probar el GPRS peruano, y luego traerles muchos posts sobre comparaciones de velocidad y esas cosas, ya que realmente creía que en Perú la cosa estaba más avanzada. Cargué mi celular con aplicaciones aún inexploradas y se fue de viaje conmigo. Ya instalada allá, le puse un chip de Claro.

Fue demasiada la decepción al enterarme de los precios, la transmisión de datos constaba 5 veces más que acá, ¡5 veces más! Eso desde ya, desanima a cualquiera.

De todas maneras, no me iba a dar por vencida tan fácilmente, así que llamé al Servicio de Atención al Cliente para que me mandaran la configuración. Tienen unos menús muy elaborados, de esos que te dicen "Si deseas tal cosa marca 1", "Si deseas tal otra marca 2", "Si no sabes lo que deseas, cuelga el teléfono, weon"

Escuché atentamente el menú por 15 minutos, sólo para descubrir que la configuración nada más te la hacían en un Centro de Atención al Cliente.

Uno creería que eso me detuvo, pero ¡no!, FUI al Centro de Atención al Cliente. Cuando de repente visualicé una cola larguísima, y me dije "ya qué". Así que me puse a hacer la cola. Llevaba unos 20 minutos cuando de pronto apareció un hombre de negro, con corbata, que se ácercó y dijo:

Los que estén viniendo para comprar equipos nuevos vengan por aquí.

Es decir:

Ustedes clientes nuevos, pasen por aquí, donde no tendrán que hacer cola y serán atendidos rápidamente. Y al final de su compra brindaremos con un Pisco Sour.

Y ustedes que tienen alguna queja, jódanse y hagan la fila.

Compañías: esta relación usuario-empresa, debe ser cuidada y alimentada como cualquier otra relación, no nos den por sentado. Cuídennos, mímennos, aguántennos, como si fuera la primera vez, que si no puede que sea la última.


Todavía me es difícil creer que el trato preferencial se los den a los clientes potenciales, y a nosotros, los que realmente estamos aportándole algo a la compañía, nada.
Somos nosotros los que mantenemos vivas las compañías, nuestras llamadas de media hora, y nuestra manía con los SMS's.

No se trata de acaparar nuevos clientes y ya, sino de mantener a los actuales.

Una vez hasta me acuerdo que cuando llamé al Servicio de Atención al Cliente de Tigo por una duda que tenía me dijeron que buscara en Google la respuesta.

5 Comments:

  1. Camba Solitario said...
    Hola, encantado de saludarte nuevamente.

    Te invito a realizar este meme de La TeVelision "Los 3 Programas de TV Nacional que Más me Gustan"

    Me despido cordialmente =)
    columba said...
    Mi mejor amiga, trabajó por un buen tiempo en la prefectura de Santa Cruz. Dejó el trabajo porque se frustró de que el servicio al cliente era tan malo y pécimos... también porque solo ella - aunque daba lo mejor de si por dar un buen trato a la gente - no podía cambiar esa gran institucion.
    Saludos
    muy buen blog
    Ookm said...
    La razón por la que dan más atención a usuarios nuevos es porque son 'viciosos potenciales', en cambio a los usuarios ya establecidos los tratan con indiferencia porque confían en el vicio, no importa el precio, lo importante es mandar mensajitos, navegar, o en última instancia... llamar!.
    Sin embargo he estado indagando en eso de la atención al cliente de varias empresas bolivianas y en todas me han tratado bien, no puedo quejarme.
    Saludos.
    Andrea said...
    Bueno, al menos el servicio de atención de VIVA me parece muy bueno. Los he llamado tantas veces desde que me dieron el número de la línea gratuita que ahora está en mi speed dial jajaja
    KroNosX said...
    Asi que tenis weblog chikita


    mmm si vinieras a Chile es peor el tramite que te hacen, y si quieres hablar con un operador directamente debes esperar como 20 minutos escuchando la musicquita de movistar claro o entel

    pfff


    saludos ;)

Post a Comment




Feed RSS

RSS de LoDigoYo